ZP y “Prince of Persia”

Fernando Moreno Bernal – ATTAC Cádiz

En un reino imaginario el gobernante se deja arrastrar por un familiar traidor, al que tiene como su más directo y personal asesor, hacia políticas que llevan a colocar en el Gobierno a la secta de criminales y asesinos, a la penuria, el hambre y la guerra a su pueblo, y a su propia muerte. Su hermanastro, que se anticipa en el futuro y regresa, logra pararlo pidiéndole que ante consejos diferentes oiga a su corazón, haga caso a su propia intuición.

José Luis Rodríguez Zapatero necesita este consejo. Está confundido y desorientado por las propias personas que le rodean, “asesoran” y aíslan. Se le ha arrebatado su impulso renovador y desarmado su ideología socialdemócrata. Necesita dejarse llevar por su intuición. Mirar y preguntar a su corazón. Porque el corazón de las personas siempre late en la izquierda.

La carencia de crédito a la actividad productiva la causante del déficit

La causa que debilita a nuestro sistema financiero es la debilidad del sistema productivo sobre el que se asienta. El crédito a pesar de todas las ayudas, avales y créditos puestos a su disposición sigue sin llegar apenas a las pymes y a las familias. Se ha salvado a los grandes bancos privados permitiéndole que sigan especulando, y se ha arrastrado al cierre a miles de pequeñas y medianas empresas al cerrarle el crédito. El paro disparado y la caída de ingresos públicos en IVA e IRPF hacen bajar el superávit del 2% hasta el déficit del 11,4%. No han sido las medidas de apoyo a la actividad que Zapatero adoptó (3,6% del déficit en 2009) sino la carencia de crédito a la actividad productiva la causante del déficit (9,8% del total en 2009). La carencia de banca pública en España es la principal causa de nuestra situación junto a los fundamentalistas del mercado, los neoliberales.

A pesar de ello el sistema financiero español afronta un grave problema de insolvencia por la suma de las crisis del sector inmobiliario, el incremento de la morosidad en el pago de hipotecas de las familias, la crisis de ingresos del sector público, y la pérdida de calidad de la deuda pública española y de otros Estados soberanos en los mercados financieros que deprecia el valor de los Bancos poseedores de las mismas. El sistema financiero español, bancos y Cajas, tienen que renovar antes de finalizar 2010 en torno a 85.000 millones de euros. No se sabe si lo podrán hacer, a qué precio, ni cuantas entidades tendrán que desaparecer al no conseguirlo. Tan sólo se habla de los 25.000 millones de euros que el Reino de España tiene que renovar en Julio, pero mucho más grave es la situación de la banca privada.

A todo esto hay que añadir las tensiones y contradicciones que están estallando en el sistema financiero y político internacional a medida que nos acercamos a la reunión en Toronto del G-20. En la zona euro se ha roto el eje Francia-Alemania por la respuesta a dar ante los ataques al euro. Las tensiones entre la zona euro y EE UU-Gran Bretaña se acrecientan, así como con el BRIC. Los aliados en la OTAN se distancian por el ataque de Israel a Turquía y a más de treinta países, y la respuesta a darle.

Necesidad de un firme liderazgo político desde la izquierda

La salida automática de la crisis, basada en el crecimiento del PIB a lo largo de 2010, que nos vendían hace apenas cuatro meses, sobre la estrategia de cuatro ejes se ha transformado en una cuestión de supervivencia ante los “insaciables mercados” sin salida visible en el tiempo. En un momento de agudización de las contradicciones  el consenso en torno al “interés nacional” es la trampa para la paralización de la respuesta de clase necesaria. No cabe el punto intermedio entre los dos sectores sociales antagónicos. Por ello, el capital internacional, nacional y sus políticos reclaman las “reformas estructurales” ya sin consenso.

La actual crisis marca un nuevo tiempo que exige fundamentalmente un firme liderazgo político desde la izquierda que movilice y organice a la sociedad dando confianza con la visión de un futuro esperanzador a conquistar, a construir entre todos. Liderazgo político cooperativo y compartido con diálogo social,  que eluda caer en la trampa del “consenso” con la derecha, que ha sido el mecanismo utilizado y exigido desde los medios de comunicación y otros aparatos del Estado para paralizar y neutralizar las posibles acciones progresistas del Gobierno Zapatero en su segunda legislatura. Consenso que no es sino chantaje e imposición política de los conservadores como se vio en la anterior legislatura con la renovación del Consejo General del Poder Judicial y la del Tribunal Constitucional aún pendiente, y que volvemos a ver de nuevo en la actual legislatura con las demandas de la patronal que han paralizado el pacto social durante dos años, y que lejos de resolver el problema social provocado por la crisis del sistema financiero tan sólo aspiran a dar una vuelta de tuerca más en la explotación y precarización del trabajo asalariado, así como en consolidar su poder dentro de la relación laboral ante el más que previsible escenario de agudización de los conflictos laborales.

La prioridad no es el déficit sino el empleo y la actividad productiva. El reto fundamental es desarrollar al máximo las capacidades y el bienestar de la ciudadanía, desarrollar al máximo el capital humano, organización  y bienestar social. Para ello hay que enfrentarse con decisión firme a los especuladores en lugar de intentar inútilmente contentarlos aceptando sus exigencias.

Hoy 9 de Junio se cumple un mes de la reunión del ECOFIN que acordó los planes de ajuste en la eurozona. El índice del IBEX 35 está en 8.802,70 a las 14,25h., muy por debajo del que había en aquella fecha tras el derrumbe del día anterior. Así no se aplaca a la manada de lobos especuladores.

¿Qué hubiera pasado si Elena Salgado en lugar de acobardarse ante las presiones alemanas hubiese pedido una recepción para reunirse a solas con los Ministros de Grecia, Italia, Irlanda y Portugal para determinar una posición común entre las que se vería declarar el impago de la deuda y exigir su renegociación? La mayor parte de esta está en manos de la banca alemana y francesa. Se les hubiese trasladado el problema a ellos, cuyos superávit son el reflejo de nuestros déficit. Alemania y Francia se hubiesen visto obligados a negociar otro ritmo y otra forma de enfrentarnos a la crisis. La negligencia y cobardía demostrada para enfrentarse a los verdaderos enemigos, el sistema financiero privado y especulador, la estamos pagando la ciudadanía europea y el propio proyecto de la UE.

Analistas del Royal Bank of Scotland calculan que de los 2,2 billones de euros que los bancos europeos y otras instituciones fuera de Grecia, España y Portugal pueden haber prestado a esos países, unos 567.000 millones son deuda gubernamental, unos 534.000 millones son préstamos a compañías no bancarias del sector privado, y aproximadamente 1 billón de euros son préstamos a otros bancos. A España y su sector privado se ha prestado 1,5 billones de euros, en comparación con los 338.000 millones de euros de Grecia (“Debtors’ Prism: Who Has Europe’s Loans?”, Jack Ewing, New York Times.) Con esta situación querer aplacar a los acreedores es una misión imposible que debe llevarnos a la conciencia de que su crisis es nuestra oportunidad para hacer las cosas de forma distinta. No hay que resolver su situación para después actuar. Es ahora cuando debemos plantear nuestras alternativas. Decir claramente que el sistema financiero es tan importante para la actividad productiva, el empleo y el bienestar de las sociedades que debe ser público y gestionado con criterios de interés general. China, Brasil, Canadá, Marruecos, etc. que disponen de banca pública no han tenido los problemas de la neoliberal zona euro. ¿Hasta cuando no se va a reconocer que es el fundamentalismo neoliberal de adoración al mercado la raíz de todos los problemas? Que la economía va a colapsar si no nos renuevan los créditos, si nos negamos a pagar. Ya ocurrió en Argentina y otros lugares y aún no saben explicar como se recuperaron tan rápido. Nosotros si. Rompieron con el FMI, el BM y con el pensamiento neoliberal.

Zapatero cuídate de tus asesores más próximos, porque somos millones de personas quién pagaremos con nuestro bienestar y el futuro de nuestros descendientes. No se trata de una cuestión electoral ni de tener visión de Estado ¿Quién es Bernardino León Gross, sionista neoliberal, actual Secretario General de la Presidencia del Gobierno de Zapatero, que ocupa el puesto similar al ocupado por Raph Emmanuel en el Gobierno de Obama, y como aquel miembro del Club Bilderberg? ¿Cómo llega, quién lo recomienda para ese puesto sustituyendo a Fernando Moraleda que provenía de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) y de la UGT?

Por cada técnico que recomienda las medidas neoliberales, 100 recomendamos las contrarias. ZP, escucha a tu corazón. Inauguraste tu primera legislatura retirando las tropas de Irak, y con ello te ganaste el reconocimiento de la ciudadanía española e internacional. Más del 90% de la población española estaba en contra de la decisión de Aznar y su guerra ilegal. Ahora casi otro 90% estamos en contra de las medidas de ajuste innecesarias, injustas e insuficientes. Tampoco ahora estamos equivocados. Es otra guerra: la dictadura de los especuladores contra la democracia de las personas. Y te has equivocado de bando. Tráete ahora también las tropas del bando de los criminales especuladores. Recupera el prestigio ante tu pueblo y la humanidad.




ATTAC, asociación sin ánimo de lucro, denuncia que el pasado 5 de noviembre fue publicada en el BOE la Ley 21/2014, de 4 de noviembre, por la que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, y la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, en virtud de la cual la reproducción total o parcial, así como la descarga del material de esta página es susceptible de ser gravado por un canon a cobrar por CEDRO, en contra de nuestra voluntad, y por tanto solicitamos su inmediata derogación.


ATTAC Andalucía no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.